Un paseo por las calles de Barcelona

Barcelona es una ciudad maravillosa que invita a recorrerla a pie. Una ciudad moderna y cosmopolita, pero con un ambiente inigualable. En ella pueden disfrutar por igual un hípster o un empleado de una empresa de reparacion de calderas Madrid, un apasionado de la cultura o un trabajador de desatascos de arquetas Madrid. Porque Barcelona ofrece todo lo que un visitante pueda desear. Y es algo que se ve, que se aprecia y se respira en sus calles.

Por supuesto, es indispensable recorrer las Ramblas, auténtico corazón de la ciudad, siempre llenas de gente, siempre animadas y llenas de vida. Pero hay mucho más que ver y recorrer en Barcelona. Para amantes del arte, nada mejor que el Paseo de Gracia, donde podrán admirar verdaderas joyas del modernismo como la Pedrera, la Casa Batlló o la Casa Lleó Morera.

Para tener una visión de la Barcelona más moderna, auténtico deleite de quienes están acostumbrados a mirar a las alturas como los antenistas Madrid, nada mejor que atravesar la inmensa diagonal, con su mezcla de edificios vetustos y vanguardistas.

Si se prefiere ir de compras, nada como pasear por el Portal del Ángel, verdadero eje comercial de Barcelona. Calle peatonal llena de tiendas para mirar si no se dispone de mucho presupuesto o darse un capricho si se es de los afortunados que pueden hacerlo.

Pero no se puede abandonar Barcelona sin dar un paseo por su centro histórico para conocer el origen de la ciudad. Para ello, la calle Tallers es perfecta. Una pequeña calle de orígenes medievales, una calle en la que tenían sus negocios artesanos del hierro y la madera. Hoy es un rincón animado a cualquier hora, con un cierto aire vintage que la hace especialmente atractiva a ojos de los visitantes.

Pasear Barcelona es empaparse de su espíritu, conocer su historia, sus leyendas, y sus misterios, descubrir la verdadera esencia de una ciudad fascinante.

Published by